Yo, Tonya

Siendo la primera patinadora sobre hielo en lograr un salto de triple axel, la carrera de Tonya Harding se vio empañada al atribuírsele un misterioso incidente en contra de su principal rival deportiva, Nancy Kerrigan. Después de un juicio se determinó que Tonya no fue culpable del crimen pero sí de encubrirlo, por lo que fue condenada, entre varias cosas, a dejar el patinaje artístico de por vida.

La película, a cargo de Craig Gillespie, narra dicha historia en un tono de falso documental. Parte de la información fue adquirida a través de dos entrevistas polarizadas, una a Tonya Harding y la otra a Jeff Gilloly, su ex-esposo. De esta manera, Steven Rogers, guionista del filme, decidió emplear inteligentemente las declaraciones contradictorias de ambos para crear momentos de comedia negra, resaltando así las incongruencias emitidas por sus fuentes.

Uno de los grandes valores de este filme es que no se sostiene a costa del incidente que atrapó la atención de la prensa amarillista, más bien, gira en torno a la vida y la historia de Tonya, pasando más allá de la anécdota y resaltando temas relevantes, como la falta de oportunidades, la pobreza, la violencia intrafamiliar y sobre cómo los seres humanos, llevados por la ambición, podemos cometer actos atroces, sin caer en un mensaje soso o moralista.

Sin lugar a dudas, lo más sobresaliente de este largometraje son las actuaciones de Margot Robbie, como Tonya Harding y la impecable interpretación que hace Alison Janney de LaVona Golden, su madre. Ambas reconocidas con dos nominaciones al Oscar 2018, una como Mejor Actriz y la otra como Mejor Actriz de Reparto, respectivamente.

Un señalamiento en contra, que merece ser expuesto y que puede distraer al espectador, tiene que ver con la postproducción del material. Los saltos, por su complejidad, no fueron desarrollados por Margot Robbie, sino por una doble, elemento que, por la deficiencia en su realización, desdibuja la fuerza de las escenas en las que el patinaje debería emocionar e impresionar.

Calificación:

Deja un comentario: